Las Enseñanzas originales
de Jesús el Cristo

Jesus Christ

Las Enseñanzas originales de Jesús el Cristo:


Dios Padre

Su Evolución y nosotros

Proceso de la creación. Multidimensionalidad del espacio

Espíritu Santo

Cielo físico y los Cielos

Infierno y paraíso

Arrepentimiento

Jesús el Cristo

Jesús sobre Sí Mismo

Expansión del cristianismo

Libre albedrío

Destino

Autoperfeccionamiento intelectual

Sobre el alcoholismo

¿Trabajo o parasitismo?

Personas

Patriotismo

Qué es el hombre

Liberación de las enfermedades

Moral y Ética

Amor a Dios

No roben, no mientan, ayuden a los demás

Amor

Amor y sexo

Matrimonio y divorcio

Nudismo

Varón y mujer en el Camino espiritual

«Minorías»

Compasión

Lucha contra el «yo» inferior

Monacato

Trabajo meditativo


Libro impreso


El capitulo del libro “Las Enseñanzas originales de Jesús el Cristo”
por Dr.Vladimir Antonov

Dios Padre

«(…) Existe (…) sólo Él, Único (…). Él ha existido desde la eternidad y Su existencia no tendrá fin.

ȃl no tiene igual ni en el Cielo ni en la Tierra.

»El Gran Creador no ha compartido Su Poder con nadie, (…) Él es el Único Que posee la omnipotencia» (La Vida de San Issa, 5:16-17).

«El Eterno Legislador es uno; no hay ningún otro dios más que Él. Él no ha dividido el mundo con nadie ni tampoco conversa con nadie sobre Sus intenciones» (La Vida de San Issa, 6:10).

«(…) El Señor nuestro Dios (…) es todopoderoso, omnisciente y omnipresente. Él es Quien posee toda la sabiduría y todo el conocimiento. Es Él a Quien ustedes deben dirigirse para obtener el consuelo en sus aflicciones, la ayuda en sus obras y la curación de sus enfermedades. Quienquiera que recurra a Él no será rechazado.

»Los secretos de la naturaleza están en las manos de Dios, porque aun antes de que apareciera, el mundo (ya) existía en la profundidad del pensamiento Divino y se hizo material y visible por la Voluntad del Altísimo.

»Cuando ustedes quieran dirigirse a Él, vuélvanse de nuevo como niños. Pues ustedes no conocen ni el pasado, ni el presente, ni el futuro, mientras que Dios es el Señor de todos los tiempos» (La Vida de San Issa, 11:12-15).

«(…) (Él) es el Soberano que no tiene nada por encima. Es Dios y Padre de todo, el Espíritu invisible Que está por encima de todo, Que está en la pura luz y a Quien ningún ojo* puede ver.

»Él es el Espíritu invisible. No es correcto pensar en Él como en dioses o en algo similar. (…) Todo existe dentro de Él. (…) Él es ilimitado, debido a que no existe nada fuera de Él que Lo limite. (…) Él es inmensurable, debido a que no hubo nadie ante Él que Lo midiera. (…) Es eterno y existe eternamente (…). Es incorpóreo (…). No hay ninguna manera de decir cuál es Su cantidad (…). Él no está contenido en el tiempo (…).

»Él es la Vida Que da la vida. Él es el Éxtasis Que da el éxtasis. Él es la Sabiduría Que da la sabiduría. Él es el Amor Que da el amor y la salvación.

»Él permanece inmóvil, en silencio y tranquilidad. (…) Él dirige Sus deseos a través de Su flujo de Luz. Es la Fuente de este flujo de Luz (…)» (El Apócrifo de Juan*, 2:1-3:2).

«Éste es el mensaje que hemos oído de (…) (Jesús) y que anunciamos a todos: Dios es Luz, y en Él no hay ninguna oscuridad» (1 Juan 1:5)*.

«(…) El extático y único Rey poderoso (…), Quien es inmortal y habita en la Luz inaccesible (…)» (1 Timoteo 6:15-16).

«(…) ¡Al Rey eterno, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea el honor y la gloria por los siglos de los siglos! Amén» (1 Timoteo 1:17).

* * *

La mayoría de estas palabras de Jesús no fueron incluidas en el Nuevo Testamento por los líderes eclesiásticos al final del siglo IV después de la venida de Jesús a la Tierra, y esto predeterminó la desviación de la mayoría de los cristianos del monoteísmo. Ellos casi se han olvidado de Dios Padre, aunque Él y el Camino hacia Él eran los temas principales de las prédicas de Jesús. Por esta razón los puntos de vista ontológicos, gnoseológicos y metodológicos de muchos cristianos se volvieron inconsistentes.

Es más, en Rusia apareció la representación antropomorfa* de Dios Padre típica del paganismo. Un ejemplo de esto es el icono «La Trinidad», en el cual se representa a Dios Padre como un anciano sentado sobre una nube y a Jesús sentado a Su derecha. Esta representación fue incluida hasta en el Credo ortodoxo: «Creo (…) en el Señor Jesús Cristo (…) sentado a la derecha del Padre (…)».

Pero Dios Padre no es un anciano que vuela. Él es la Conciencia Primordial inmensurable por Su grandiosidad, Conciencia que llena el espacio universal entero en Su Morada y Que no es antropomorfa de ninguna manera. Dios Padre es realmente infinito. ¿Entonces cómo es posible sentarse a la derecha del Infinito?

 

   < página anterior página siguiente >   

 



Véase también:


El Evangelio
de Felipe

¡Bienaventurados los
de limpio corazón!

Práctica del Hesicasmo Moderno

Revelaciones

La Revelación Verdadera del Apóstol Juan,
el Evangelista


Jesús Cristo
calendario


Galería Fotográfica

Películas espirituales


Main page

Further reading

Partner sites

Contact us